Noticia Vintage :: BURNING MAN ME DEVOLVIÓ LA FE EN LA HUMANIDAD

AlanXElMundo

Sep 26, 2013 | , |

Pocas cosas sabía del festival Burning Man hasta que mi prima que es súper aventurera (como mi amigo Alan) me empezó a platicar de esta aventura. Ella es una trotamundos por excelencia y realmente hace cosas a las cuales yo no me atrevo, por lo cual dudé por un momento hacer el viaje. Sin embargo me decidí a hacerlo con unos amigos, lo cual resultó toda una odisea.

La aventura para llegar comenzó en la Ciudad de México en donde tuve que tomar un vuelo con escala a Los Ángeles de 3 horas y posteriormente a Sacramento, lugar de reunión para todo mi “team” de este viaje. En lo que llegaba todo el equipo nos fuimos a conseguir una de las herramientas para nuestro viaje: una RV (camioneta) la cual tenía un costo de $1,200 dólares por persona aproximadamente por 6 días.

image

Si eres virgen del festival, el ritual inicial será algo que nunca olvidarás. Después de manejar en la noche y pasar por Reno, estábamos llegando a las 6 de la mañana con un amanecer impresionante. En la entrada hay una grupo de locos (comprometidos con la causa) que te dan un abrazo verdadero diciéndote “Welcome Home” que te hará sentir totalmente bienvenido, ya que lo hacen con el corazón. Al ser la primera vez nos arrastraron por el polvo por lo cual acabamos “empanizados” y posteriormente te hacen tocar una campana y gritar “I’m not a virgin anymore” (“Ya no soy virgen”).

image_8

Para mucha gente Burning Man es un “festival de arte” y antes de ir ésta era mi única percepción. Al llegar me percaté que realmente no tenía idea de lo que sucedía en esta pequeña “ciudad”. Si tuviera que describir Burning Man lo describiría como una comunidad temporal que se integra año con año en la que radica la libertad de expresión, el self reliance (todo depende de ti) y un increíble dinámica de dar. Esto fue lo que más me impactó, ya que todos los asistentes están en función de dar, nadie piensa en sus propiedades, o en como adquirir esto o aquello. Los niveles sociales no existen, todo se elimina y se vuelve en una dinámica de dar. Lamentablemente yo no estaba enterada de esta dinámica y fui como espectadora, de lo cual me arrepiento terriblemente. Desde ese momento me prometí regresar a Burning Man, pero con la convicción de que tengo que aportar algo. Cuando digo que todo está basado en la dinámica de dar, lo digo en serio y es que la gente se desvive por darte algo. Hay quienes te regalan una margarita, dan clases de yoga, clases de baile e incluso hay quienes dentro de una estructura de metal increíble te dan masajes gratis (algunos con final feliz si así lo deseas).

A este festival va todo tipo de gente, aunque sí predomina la onda hippie. Entre famosos que pude ver o enterarme que habían asistido están Puff Daddy, Susan Sarandon y Sting. Me enteré que Susan Sarandon estaba en el festival porque conocimos a una mujer que le estaba haciendo un traje especial y estaba acampando cerca de nosotros. Al preguntar el porqué del traje, me enteré que es porque dentro de la dinámica de dar o de lo que aportas, tu cuerpo se convierte en una pieza de arte por lo cual no te vistes normal si no que expresas lo que tú desees a través de tus looks, es ese el tipo de libertad de expresión que existe en este festival. En la noche puedes ver a toda la gente reunida y vestida con atuendos increíbles realizando distintas actividades, expresándose con shows de bolas de fuego, música, bailes, etc.  En el día encontrarás clases de yoga, de salsa, bachata, reggaeton o lo que se te ocurra, totalmente gratis. Nadie te cobrará por estas actividades ya que no existe el flujo de efectivo, salvo para comprar hielo y café, lo único que está a la venta (nunca entendí por qué).

image_4

Una de las cosas que me robó el aliento en Burning Man son las lunas rosadas enormes que ofrece el cielo noche con noche. Los amaneceres y atardeceres te brindan una paz impresionante, a pesar de encontrarte en un ambiente hostil como lo es el desierto. Había tormentas de arena por lo cual la máscara y los goggles eran necesarios. El calor es intenso al igual que el frío por lo cual tienes que estar preparado con ropa súper ligera y abrigos que te puedan ayudar a superar el frío de la noche.

En el festival puedes ver instalaciones enormes de todo tipo de materiales como madera y metal. En Burning Man están prohibidos los patrocinios comerciales por lo cual esto corre a cargo de los diversos artistas que crean estas obras de arte. La forma para financiar estas instalaciones es por medio de donaciones. Hay artistas que hacen barcas y carros alegóricos, otros que hacen obras de arte interactivas, en fin nunca acabas de ver todas las instalaciones o de tomar todas las clases. La agenda es abrumadora y es que el festival recibe 70,000 personas año con año.

image_6

El “Templo” es uno de los puntos más importantes en Burning Man y sin lugar a duda una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida. No importa el Dios en el que creas, lo que quieras decirle, ofrecerle o contarle lo puedes hacer en esta impresionante instalación de madera hermosa. Aquí tú le puedes encomendar tus causas o simplemente meterte y respirar un ambiente de paz. Al entrar la energía es tan densa que el que no llora es porque no tiene sentimientos. Hay plumones con los cuales puedes escribir en las paredes tus deseos, a quién extrañas, a quien perdonas. Todo se encomienda a este templo y posteriormente en una ceremonia solemne y espiritual se quema. Es algo abrumador y espectacular. Hay gente en éxtasis, riéndose, enamorada, llorando. Sentirás que te quitas mucho peso al estar ahí.

image_2

La experiencia me costó aproximadamente $2,500 dólares con avión y boletos, desde México. Posiblemente sea una experiencia un poco cara, pero la retribución personal y espiritual vale cada centavo. Lo que más se me complicó en este viaje fue el tema del agua, pero no pasó a mayores. Realmente mi “team” y yo fuimos en un plan austero y en el cual nos habíamos propuesto a no gastar, sin embargo esos $2,500 dólares fueron para 6 días, lo cual no estuvo nada mal. Lo vale 100% espiritualmente. Es una de las experiencias más mágicas en mi vida y sé que será muy difícil superar. Todas las personas a las que te encuentras tienen una historia que contar. A pesar de que vas en grupo es una experiencia muy personal, por lo cual lo conveniente es irte solo a caminar y perderte en esta ciudad, donde encontrarás a gente de todo tipo, siempre con una sonrisa, y una cantidad impresionante de actividades a realizar.

image_7

En cuanto a la seguridad este festival me llamó mucho la atención por la excelente organización. Me imagino se debe a los 25 años que lleva realizándose. Existen aproximadamente 5,000 voluntarios para la organización del festival, que no piden nada a cambio y lo hacen solamente por la experiencia. Una de las actividades más significativas de los voluntarios es limpiar el desierto una vez que haya acabado el festival, ya que la principal regla que hay es “no dejar rastro”. Hay servicio médico, policía y cruz roja.

Encontrarás música de todo tipo pero en general es deep house. Hay plantas eléctricas, servicio de WiFi (yo no lo usé, porque el chiste es desconectarse). Hay baños públicos y todos los servicios que puedas necesitar.

Si planean hacer este viaje de ley deben llevar baterías y pilas, hidratación de todo tipo, crema corporal para cada poro de tu piel )porque el sol se encargará de darte una de las mayores deshidratas de tu vida), protector solar.

image_5

Burning Man es una ciudad con gente hermosa de todas las edades. Encontrarás niños, adolescentes, jóvenes en su mayoría, adultos y adultos mayores, todos mezclados en un sólo lugar. Todos con la convicción de que es mejor dar que recibir. Podrás ver a un padre jugando con su hijo en una instalación o a un veterano que llevaba más de 11 años yendo al festival impulsándote a crear una comunidad de “burners” en cualquier parte del mundo, respetando los parámetros del festival. Más que un festival es una ciudad que te ofrecerá una de las experiencias más mágicas de tu vida.

image_3

En lo particular Burning Man me devolvió la fe en la humanidad. Siento que en la vida del ser humano cuando entras a este sistema en el que vivimos en el momento que te empieza a ir bien todos tratan de tirarte para abajo, tratan de pasar sobre otros para ser mejores y tener el mejor currículum, los mejores puestos y la mayor cantidad de dinero posible. Aquí esta comunidad te enseña otro lado de la humanidad, viajas a otra dimensión, a un sistema social distinto al que conocemos. La gente se otorga valor a ella misma de acuerdo a lo que ofrece a su comunidad. A mí esto me pareció lo más bonito del universo, cuando llegas automáticamente estás en otra dimensión. Es absolutamente utópico.