María Elisa Camargo empieza de cero en Los Ángeles: “Después de 5 años de pertenecer a una cadena estoy en un momento mágico en el que todo es una posibilidad”

Tras finalizar su contrato de exclusividad con Telemundo luego de 5 años formando parte de las filas de la cadena con exitosas telenovelas como En otra piel y Bajo el mismo cielo, María Elisa Camargo asegura sentirse ‘en un momento mágico’ de su carrera ‘en el que todo es una posibilidad’. Así que lejos de precipitarse y tomar una decisión errónea, la actriz de origen ecuatoriano prefiere esperar el tiempo que sea necesario para elegir con calma su próximo proyecto. "Una carrera también se arma de las cosas a las que uno les dice que no", asevera Camargo, quien reside desde hace varios meses en Los Ángeles. "Cada vez que me siento cómoda en lo que hago, es hora de moverme. Y esta no es la excepción. Vine a Los Angeles a aprender de los mejores y a competir con los mejores", afirma. En entrevista exclusiva para People en Español la intérprete de 33 años nos habla de su nueva vida en California, sus próximos pasos profesionales y cómo se encuentra su corazón, entre otros asuntos.

¿Qué te motivó a fijar tu residencia en Los Ángeles?

Cada vez que me siento cómoda en lo que hago, es hora de moverme. Y esta no es la excepción. Vine a Los Ángeles a aprender de los mejores y a competir con los mejores. A trabajar en mi oficio y perfeccionarlo. A empezar de cero en las salas de castings, lo cual es una experiencia de humildad muy fuerte, que te mantiene con los pies sobre la tierra y te recuerda quién eres. A conectar con creativos y gente talentosa y despierta. Me encanta esta cultura de competencia pero también de espiritualidad. Vengo a agarrar callo y volverme más fuerte, resistente, y exigente conmigo misma, mientras surfeo, esquío, paseo en los desiertos más divinos de USA, voy a uno que otro festival y disfruto atardeceres hermosos. Creo que California es inspirador y tiene una riqueza cultural y gastronómica maravillosa.

¿Hollywood te quita el sueño?

No. Lo que me quita el sueño es alcanzar la máxima calidad. Y Hollywood lo relaciono más con un tema de fama, que definitivamente no es mi objetivo. Noto en muchos compañeros una necesidad de atención muy fuerte –que no se puede juzgar, tal vez crecieron con carencias en ese ámbito– que incluso a veces parece ser su razón principal para elegir esta carrera, pero en mi caso, como hija única, siempre tuve exceso de atención. Así que lo que quiero es trabajar con excelentes directores, fotógrafos, con tiempo suficiente para manejar las emociones al punto a donde las quieres llevar, lo cual si somos honestos equivale a presupuesto, y con una factura impecable. Y eso se encuentra en L.A., sin necesariamente ser lo más ‘main stream’ hollywoodense, podría ser cine independiente. No busco lo comercial y popular, quiero lo bueno.

¿Qué sigue ahora para tu carrera? ¿Cuáles son tus próximos planes?

Quisiera incursionar en cosas completamente distintas. Quiero hacer cine, teatro y música. De pronto sacar un sencillo para plataformas digitales. También me quiero meter en la onda del contenido. Hacer equipo con directores y escritores talentosos y sacar adelante nuestras propias ideas. Aprovechar que soy bilingüe y participar en algún proyecto en Los Ángeles. E incluso me siento más responsable como actriz latina, de ser parte de la revolución del contenido hispano con todas estas nuevas y fantásticas plataformas, así que le apunto a eso también. Después de 5 años de pertenecer a una cadena, estoy en un momento mágico en el que todo es una posibilidad. Así que no quiero precipitarme, sino pensar muy bien mi próximo paso. Una carrera también se arma de las cosas a las que uno les dice que no.

¿Cómo es tu día a día en Los Ángeles?

Depende mucho de la época. Ahora es bastante intenso ya que estamos en ‘Pilot Season’ (la temporada de pilotos en L.A. donde más movimiento hay en castings) así que mi día a día es leer guiones, estudiar libretos y hacer castings. Muy enfocada en eso. Pero también he tenido muchas visitas y se ha armado un buen grupo de amigos aquí con actores colombianos y mexicanos muy divertidos así que también para balancear, salgo a bailar, hay muchos hikes preciosos en la ciudad, y los planes son interminables: desde ir al museo Broad o al LACMA a ver arte moderno, hasta experiencias de realidad virtual en un domo gigante con la música de Pink Floyd. Te encuentras con cosas muy locas y emocionantes. Restaurantes deliciosos. Procuro también involucrarme con causas bonitas: me empecé a vincular con ‘Domestic Workers Alliance’ (a favor de mejorar las condiciones para los trabajadores domésticos) y ‘NHMC’ (quienes buscan mejorar la participación latina en la industria del cine y TV aquí) con quienes participo en varios eventos creando conciencia y ayudando a correr la voz y generar impacto; y bueno, también ocasionalmente alguna glamourosa red carpet.