A María Elisa Camargo se le rompió un diente en pleno set de Bajo el mismo cielo

El personaje de Adela en la telenovela Bajo el mismo cielo (Telemundo) le ha hecho entender a María Elisa Camargo el motivo por el que los jóvenes caen en las pandillas.

"Cuando lo ves desde un punto de vista humano, te das cuenta de por qué tantos jovencitos acaban en estos grupos, que tú sabes que las probabilidades son muy altas de que te mueras o que acabes herido, o que estés en la cárcel", explica la actriz ecuatoriana en charla con MezcalTV.

"Y te encuentras la razón de que la gente se una, de una forma apasionada, ferviente, leales, y el caso de Adela es ese: una chica con carencias, que le tocó muy duro al cruzar la frontera, y que termina encontrando consuelo y saciando sus carencias en el mundo de las pandillas. Eso me parece fascinante y súper diferente a todo lo que he hecho", apunta.

La actriz se toma con humor las anécdotas que le pasan detrás de cámaras.

"Me dirigía a un llamado bastante pesado, porque los sábados son llamados 'pesados', y me senté y me puse a desayunar una granolita. Y había algo duro en la granolita y se me partió el diente a la mitad, se me partió el diente y quedé completamente chimuela (sin diente) y, la verdad, sí les causé un dolor de cabeza a la gente de producción", cuenta.

"Pero los técnicos y maquilladores que querían estar con sus familias, ¡me amaron! Casi que se volvió el Día Nacional de la Granola. Ahora todos me quieren dar una granola para que se me vuelva a romper el diente y se cancele el llamado el sábado", recuerda con mucha gracia.

Aunque dentro de la trama de la telenovela su personaje vive un flechazo, en la vida real los flechazos no le funcionan.

"La verdad, el amor a primera vista a mí no me ha funcionado porque tú puedes tener mucha química con alguien, puedes tener mucha piel con alguien, puedes ver a alguien y decir: '¡Wow!, físicamente me siento completamente atraída', pero a mí lo que me prende, en realidad, es el cerebro, la inteligencia y, sobre todo, el talento", confiesa.

"Entonces, hasta que un macho no me muestre su talento, yo no te puedo decir que estoy enamorada; por eso, para mí, el amor a primera vista no aplica", concluye.